Logotipo de Universidad de Sevilla
VICERRECTORADO DE INVESTIGACIÓN
Logotipo Andalucía Tech
Letras Universidad de Sevilla
Conservación    Digitalización    Formación   

Imagen antigua de Sevilla

Protección y Conservación

La colección de negativos, que supera los 32.000, se mantiene en un estado de conservación muy variado pero en general bastante crítico, debido a la naturaleza de sus propios componentes y materiales. Este material es muy delicado por su naturaleza y evoluciona de manera diferente en función de la inestabilidad de sus componentes.

Un segundo grupo estaría formado por imágenes en positivo soportadas, por lo general, sobre papel o cartón y, aunque no todas, la gran mayoría son de naturaleza fotográfica. Su estado de conservación, en líneas generales es bueno con reservas, pues en su conjunto están mal ubicadas y protegidas con materiales de componentes muy higroscópicos.

Todo este material es muy frágil pero sobre todo muy sensible a los agentes atmosféricos, la polución, los cambios de humedad y temperatura, el polvo, las limpiezas exhaustivas, la propia exhibición así como la manipulación y otros agentes agresivos. Pero también participan de otra debilidad, ésta endógena, producida por los malos tratamientos en su revelado o fijado, como pueden ser los deficientes procesos químicos y la no eliminación de elementos nocivos como el tiosulfato sódico del fijado que termina por debilitar la imagen hasta hacerla desaparecer.

Como podemos comprender de todo esto la importancia de los fondos de imagen que se guardan en la fototeca son del mayor interés no solo para los investigadores de la historia del arte sino también para la propia historia del medio, por lo tanto es nuestra responsabilidad gestionarlos convenientemente y alargarles su vida con todos los medios a nuestro alcance. Esto último no es metafórico precisamente ya que, aunque generalmente hablamos de componentes químicos más o menos estables, otros también son componentes orgánicos por lo que todo el proceso está inmerso en un ciclo vital que inexorablemente acaba con la debilitación y la desaparición de la imagen fotográfica.

Alteraciones más frecuentes del material fotográfico

 

Daños por calor

Fricción de los diferentes componentes de la fotografía produciendo así la erosión de la misma.

 

Aportación apócrifa

Elementos añadidos y fingidos que aparecen en la fotografía alterando así el original.

Imagen craquelada

Arrugas

Pliegues o surcos pequeños que se hacen sobre cualquier cosa maleable.

Arañazos

Marcas superficiales producidas por elementos normalmente más pesados que la propia fotografía.

Desgarros

Roturas o rompimientos irregulares que dividen la imagen pero que no necesariamente se producen por objetos cortantes.

Manchas

Marcas y sombras que deja la suciedad u otro elemento en la superficie de la fotografía al entrar en contacto con los componentes de la misma.

Rotura

Separaciones en fragmentos de un cuerpo o elemento.

Deterioros por elementos ajenos

La presencia de elementos ajenos al soporte original, como cuerpos adhesivos, producen daños a veces irreparables por reacción de materiales o por desgarros localizados.

Alteraciones en el color

El color se puede ver alterado bien por reacciones químicas de sus propios elementos o de externos.

Huellas dactilares

Depósitos de elementos sobre la fotografía producidos por el contacto directo con los dedos.

Vicerrectorado de Investigación. Universidad de Sevilla. Pabellón de Brasil. Paseo de las Delicias s/n. Sevilla