Logotipo de Universidad de Sevilla
VICERRECTORADO DE INVESTIGACIÓN
Logotipo Andalucía Tech
Letras Universidad de Sevilla
08/01/2024Descubren cinco nuevas especies de erizos de pelaje suave originarios del sudeste asiático
Hylomys dorsalis. Foto: Quentin Martínez

Un nuevo estudio dirigido por científicos del Museo Nacional de Historia Natural del Smithsonian (EEUU), que ha contado con la participación del investigador Arlo Hinckley, de la Universidad de Sevilla, ha identificado cinco nuevas especies de erizos de pelaje suave del sudeste asiático. El estudio, publicado en el Zoological Journal of the Linnean Society, se ha basado en los análisis de ADN y las características físicas para describir dos especies completamente nuevas de erizos de pelaje suave y elevar tres subespecies al nivel de especie.

Las dos nuevas especies, denominadas Hylomys vorax y H. macarong, son endémicas del ecosistema en peligro de extinción de Leuser, una selva tropical en el norte de Sumatra, y el sur de Vietnam, respectivamente. Los especímenes del museo que fueron vitales para describir estas dos nuevas especies procedían de las colecciones de historia natural del Smithsonian y de la Academia de Ciencias Naturales de la Universidad de Drexel en Filadelfia, donde habían permanecido en cajones durante 84 y 62 años, respectivamente, antes de su identificación.

El estudio, una colaboración internacional entre investigadores de la Universidad de Sevilla y la Estación Biológica de Doñana (España), la Universidad George Mason y el Zoológico Nacional y el Instituto de Biología de la Conservación del Smithsonian (EEUU), el Museo de Historia Natural Lee Kong Chian (Singapur), el Museo de Historia Natural de Ginebra (Suiza) y la Universidad de Malaya (Malasia): destaca que incluso en grupos de animales bien estudiados, como los mamíferos, todavía hay descubrimientos por hacer, lo que muestra las posibilidades que se abren al aplicar técnicas modernas como el análisis de ADN a las colecciones de los museos.

Los erizos o gimnuras de pelaje suave son pequeños mamíferos miembros de la familia de los erizos, pero, como sugiere su nombre común, son peludos en lugar de espinosos. Al igual que los erizos espinosos, no son roedores y tienen un hocico puntiagudo. Sin las espinas de sus primos más conocidos, los erizos de pelaje suave se parecen superficialmente a una mezcla de ratón y musaraña con una cola corta, según Arlo Hinckley, autor principal del estudio y becario postdoctoral Margarita Salas en el Museo Nacional de Historia Natural y la Universidad de Sevilla. Las cinco nuevas especies pertenecen a un grupo de erizos de pelaje suave llamados gimnuros menores (Hylomys) que viven en el sudeste asiático. Hasta ahora sólo se incluía a dos especies en este grupo.

"Pudimos identificar a estos nuevos erizos gracias al personal del museo que custodió estos especímenes a lo largo de incontables décadas y a sus coleccionistas de campo originales", destaca Hinckley. "Aplicando técnicas genómicas modernas muchos años después de que se recolectaran estos erizos por primera vez, como hemos hecho nosotros, las próximas generaciones podrán identificar aún más especies nuevas".

Hinckley explica que estos pequeños mamíferos están activos durante el día y la noche y son omnívoros, y probablemente comen una diversidad de insectos y otros invertebrados, así como algunas frutas cuando se presentan las oportunidades. "Según los estilos de vida de sus parientes cercanos y las observaciones de campo, estos erizos probablemente anidan en huecos y se refugian mientras buscan alimento entre raíces de árboles, troncos caídos, rocas, áreas verdes, maleza y hojarasca", detalla el investigador. "Pero, debido a que están tan poco estudiados, estamos limitados a especular sobre los detalles de su historia natural".

El investigador se interesó por primera vez en el grupo de gimnasia Hylomys en 2016 durante sus estudios de doctorado, especialmente después de conocerlos en Borneo. Los datos genéticos preliminares y los estudios de varias poblaciones conocidas de Hylomys en el sudeste asiático les sugirieron que podría haber más especies en el grupo de las que se reconocían actualmente. Esto hizo que Hinckley revisara las colecciones de historia natural en busca de especímenes asignados al grupo, muchos de los cuales eran solo pieles y cráneos conservados.

Cuando comenzó su investigación en el Smithsonian en 2022, Hinckley aprovechó las colecciones del Museo Nacional de Historia Natural para llenar vacíos geográficos en los especímenes que ya había estudiado con la ayuda de Melissa Hawkins, curadora de mamíferos del museo.

Al final, los autores de este proyecto reunieron 232 especímenes físicos y 85 muestras de tejido para análisis genéticos de todo el grupo Hylomys a partir de una combinación de la recolección de campo del propio Hinckley y Hawkins, así como especímenes de museos modernos e históricos de nada menos que 14 colecciones de historia natural en Asia, Europa y Estados Unidos.

A partir de ahí, iniciaron el largo proceso de realizar análisis genéticos en las 85 muestras de tejido en el antiguo laboratorio de ADN de la Estación Biológica de Doñana y en los Laboratorios de Biología Analítica del museo. También hicieron rigurosas observaciones físicas y recogieron mediciones para examinar las diferencias en el tamaño y la forma de los cráneos, los dientes y el pelaje de los 232 especímenes.

Los resultados genéticos identificaron siete linajes genéticos distintos en Hylomys, lo que sugiere que el número de especies reconocidas en el grupo estaba a punto de aumentar en cinco, lo que luego fue confirmado por las observaciones físicas de los especímenes por parte del equipo. "Para la gente podría resultar sorprendente saber que todavía hay mamíferos por descubrir", dijo Hawkins. "Pero hay muchas cosas que no sabemos, especialmente los animales nocturnos más pequeños que pueden ser difíciles de distinguir entre sí".

Parecidos pero no iguales

H. macarong, que tiene pelaje marrón oscuro y mide unos 14 centímetros (5,5 pulgadas) de largo, recibió su nombre de una palabra vietnamita para vampiro (Ma cà rồng) porque los machos de esta especie poseen incisivos largos en forma de colmillos. Hinckley dijo que se necesitarían más estudios de campo para determinar para qué podrían servir los colmillos, pero que su mayor tamaño en los machos sugiere que podrían tener algún papel en la selección sexual. Los machos también tienen marcas en el pecho de color óxido que, según Hawkins, podrían haber sido teñidas por glándulas odoríferas.

H. vorax también tiene pelaje marrón oscuro, pero es un poco más pequeño que H. macarong con 12 centímetros (4,7 pulgadas) de largo; tiene una cola completamente negra, un hocico muy estrecho y se encuentra únicamente en las laderas del monte Leuser en el norte de Sumatra. Hinckley y Hawkins dieron a la especie el nombre latino H. vorax después de una sorprendente descripción de su comportamiento realizada por el mamólogo Frederick Ulmer, quien recolectó los especímenes que llevaron a la descripción de la especie en una expedición a Sumatra en 1939. Ulmer describió a la criatura en sus notas de campo. , identificándola incorrectamente como un tipo de musaraña: “Eran bestias voraces que a menudo devoraban todo el cebo antes de lanzar la trampa. Se comía corteza de jamón, coco, carne y nueces. Una musaraña devoró parcialmente el cebo de cabeza de pollo de una trampa de acero antes de quedar atrapada en una trampa Schuyler cercana cebada con corteza de jamón”.

Las otras tres nuevas especies se consideraban anteriormente subespecies de Hylomys suillus, pero todas mostraron suficiente divergencia genética y física para merecer la actualización a especies por derecho propio. Se denominan H. dorsalis, H. maxi y H. peguensis.

H. dorsalis proviene de las montañas del norte de Borneo y presenta una llamativa franja oscura que comienza en la parte superior de su cabeza y divide su espalda antes de desvanecerse alrededor de la mitad del cuerpo. Tiene aproximadamente el mismo tamaño que H. macarong. H. maxi también se encuentra en el extremo más grande de la nueva especie de erizos de pelaje suave con 14 centímetros (5,5 pulgadas). La especie se encuentra en regiones montañosas de la península malaya y en Sumatra. H. peguensis es más pequeño, mide 13 centímetros (5,1 pulgadas) y se encuentra en numerosos países del sudeste asiático continental, especialmente en Tailandia, Laos y Myanmar. Su pelaje es un poco más amarillo que el de otras especies nuevas, dijo Hawkins.

Describir nuevas especies amplía la comprensión científica de la humanidad sobre el mundo natural y puede ser una herramienta para impulsar la conservación en hábitats amenazados como el ecosistema Leuser del norte de Sumatra.

"Este tipo de estudio puede ayudar a los gobiernos y organizaciones a tomar decisiones difíciles sobre dónde priorizar la financiación de la conservación para maximizar la biodiversidad", dijo Hinckley.

Esta investigación ha contado con el apoyo del Smithsonian, el Ministerio de Economía y Competitividad de España, así como su Ministerio de Universidades, la Unión Europea y la Universidad de Harvard.

''
Vicerrectorado de Investigación. Universidad de Sevilla. Pabellón de Brasil. Paseo de las Delicias s/n. Sevilla